El Bierzo gana la batalla contra la incineradora de Toral de los Vados – Se manifestaron más de 8.000 personas.

El 6 de julio la Junta de Castilla y León ordenaba el fin de la quema de residuos en la planta de la incineradora de Toral de los Vados, en la provincia de León.

Gonzalo Soriano (Madrid)

Manifestación "Salvemos el Bierzo"

Foto: G. Ana

Más de tres años han pasado desde que se publicara la resolución judicial que concedía a la empresa Cementos Cosmos SA. la autorización a ser productor, gestor y coincinerador de residuos durante un período de ocho años. El 6 de julio, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ordenó el fin de la quema de residuos en las instalaciones que la empresa del grupo Cimpor posee en la localidad berciana de Toral de los Vados. Durante este tiempo, diversos sectores de la ciudadanía leonesa han mantenido una batalla legal contra la actividad de la planta.

Todo tipo de personas, desde particulares y ecologistas hasta empresarios o profesores de la Universidad de León, han volcado sus esfuerzos en impedir que la incineradora amenazara las condiciones de vida y los sectores agroalimentario y turístico de la comarca del Bierzo, que suponen dos de los ámbitos de mayor desarrollo en la región.

Acción ciudadana

Una de las primeras acciones que se llevaron a cabo contra la resolución, fue la imposición de un recurso contencioso administrativo por parte de varios colectivos de productores del Bierzo. El recurso se presentó en julio de 2008, cuando la incineradora aún se encontraba en período de pruebas, y fue impuesto, entre otros, por los consejos reguladores de la manzana reineta del Bierzo, de la pera conferencia y de la denominación de origen, los cuales se fundamentaron en que la concesión de la autorización ambiental se había hecho sin el estudio previo de impacto ambiental.

Los ecologistas también hicieron alusión a los residuos que la planta puede gestionar: papel, biomasa, cartón, plásticos, neumáticos, lodo de depuradoras y grasas animales, residuos que producen sustancias extremadamente tóxicas como dioxinas, furanos y partículas de metales pesados durante el proceso de incineración. Uno de los detractores de la incineradora, el científico natural de la localidad berciana de Bebimbre, afincado en Alemania, Ángel Alonso envió el pasado mes de mayo un artículo en el que apoyaba a las plataformas ciudadanas contra la incineradora. En él, advertía del carácter nocivo y cancerígeno de sustancias como las dioxinas, añadiendo además, que el riesgo de contaminación por este tipo de sustancias no sólo está presente la comarca, ya que existe el peligro de que estas sustancias pasen a la cadena alimenticia.

El recurso se presentó en julio de 2008, cuando la incineradora aún se encontraba en período de pruebas

Por su parte, plataformas ciudadanas como Salvemos el Bierzo, la cual tomó el testigo de Bierzo Aire Limpio, han llevado a cabo un papel de concienciación ante el problema de la incineradora, y organizó la manifestación que tuvo lugar en Ponferrada el pasado 14 de mayo.

En ella, más de 8.000 personas se congregaron para pedir a la Junta de Castilla y León que reaccionara ante el problema.

Tras el accidente sufrido en la planta a finales del mes de mayo, que dejó a dos operarios heridos con quemaduras graves tras una deflagración, y teniendo en cuenta el agotamiento del plazo para presentar la documentación pertinente, relativa a haber cumplido con la adaptación para incinerar, los técnicos de la Junta de Castilla y León, determinaron que la planta no era apta para realizar este tipo de actividades.

El consejero de Medio Ambiente de la Junta, Antonio Silván, alegó entonces que “el fundamento de esta resolución es técnico, como consecuencia del incumplimiento, por parte de la cementera, de aquellas condiciones y prescripciones que la orden del 2008 imponía a la empresa”. Asimismo, calificó los informes técnicos que han paralizado la incineradora como “aplastantes”, puesto que recogen que la empresa inclumplía, entre otros, los requisitos exigidos para la nave de almacenamiento de residuos, así como el informe de medición de plásticos y los valores límites de emisión.

La noticia del cese de la incineradora de residuos fue recibida con júbilo por los bercianos el 6 de julio.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Bierzo, Alfonso Arias, celebró lo que consideraba “un triunfo de la ciudadanía”. Por otra parte, el portavoz de Bierzo Aire limpio, Luis Fernández, celebró que “la Junta haya enmendado a tiempo el error” y elogió a la ciudadanía al atribuir el éxito “a la aportación de infinitos granitos de arena”.

RESPUESTA SOCIAL

La empresa propietaria de la planta incineradora, que dispone de un plazo de hasta dos meses para presentar un recurso de reposición o un contencioso administrativo, no se ha pronunciado aún sobre si recurrirá. Lo que sí está claro es que la lucha legal en el caso de la incineradora de Toral de los Vados ha servido como ejemplo para otras iniciativas ciudadanas, como en el caso de la incineradora de Ampudia, en Palencia.

Fuente: www.diagonalperiodico.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s